¿Miedo por el móvil? 8 fobias que tienes sin saberlo

Article

Ofertas móviles / Article 26 Views

Siempre cerca del hombre en el siglo XXI, el teléfono móvil parece una extensión del cuerpo humano.

Con el pasar de los años, esta extensión se ha vuelto más valiosa y cara. Tanto el precio como su utilidad provocan que, ante cualquier indicio de peligro para el celular, la cautela se convierta en terror.

8 fobias telefónicas que se no te has detenido a pensar

Todo el mundo tiene fobias. Pero no todo el mundo reconoce las que tienen que ver con su teléfono celular. Photo by Gilles Lambert on Unsplash

1- Miedo a perder el teléfono

La más obvia de la lista, sobre todo cuando te has gastado mucho dinero en un dispositivo como para dejarlo tirado en cualquier lado.

Cualquier usuario de telefonía móvil en el mundo puede sentir esta fobia. Pero en Cuba toma un matiz diferente, sobre todo si consideramos un factor en juego: el transporte público.

En una guagua repleta es común que algún pasajero deslice su mano hacia el bolsillo para comprobar que el aparatico continúa allí: sano, salvo y sin sonar.

Un método más sofisticado: escuchar música mediante audífonos. Así se sabe que, a menos que la música pase a mejor vida (o a mejores manos), todo está bajo control.

2- Miedo a perder la cobertura

Otra clásica, aunque menos peligrosa para los hipertensos.

Un usuario móvil de cualquier nacionalidad puede entrar en pánico al descubrirse sin cobertura.

Pero díganle a un cubano que alguien del “más allá” (o sea, al otro lado del mar) le hará una llamada, o que recibirá una recarga. A esa hora, lo más importante es que el aparato se encuentre visible a las radiobases de ETECSA, no importa si hay que ponerlo encima de un estante de la cocina o dejarlo sobre el techo con el volumen bien alto.

3- Miedo a no grabar/fotografiar cuando debías

Imagina que has pasado horas frente a tu bebé, móvil en mano, grabándolo hasta llenar las memorias interna y externa. Y que, justo cuando el teléfono te dice que ha consumido toda la capacidad, a tu niñ@ dice su primera palabra, o finalmente se sienta solo.

Puede pasar también que te encuentres con tu artista favorito, y el dispositivo — a lo mejor más nervioso que tú — , se declare incapaz de enfocar correctamente. Sí, perdiste muchos likes en Facebook o Instagram: c´est la vie.

4- Miedo a los “resfriados” del teléfono

Quizá Cuba sea uno de los pocos países donde los talleres de reparación telefónica se llaman clínicas del celular, o que quienes arreglan los dispositivos se autodenominan doctores del móvil.

Escuchar estos apelativos sugiere que, en los “accidentes telefónicos”, también hay que salir corriendo a Urgencias.

En estos “hospitales” también se recomienda el remedio popular de meter el teléfono en una bolsa de arroz cuando se moja.

Da igual si el accidente fue en la playa, en una piscina, en el fregadero o el aguacero: siempre la gente promete que nunca más dejará que algo tan tonto le pase a su teléfono. Y, casi siempre, vuelve a suceder

Comments